Buscador del Blog

Discurso 1810-2010 Bicentenario de nuestra gesta emancipadora

Buenos días Tercera Promoción de Bachilleres en Ciencias de la Unidad Educativa Bolivariana “Genarina Dugarte Contreras”.

Buenos días a todo el personal directivo, docente, administrativo y obrero que trabajaron por el bienestar y la educación de los que ahora se están graduando.

Buenos días a los padres y representantes, que sin duda fueron, son y seguirán siendo los pilares fundamentales de la educación.

Buenos días a la madrina de promoción.

Buenos días a todos los presentes.

De manera cordial les doy la bienvenida hoy 27 de julio de 2010, a las instalaciones de la U. E. Bol. “Genarina Dugarte Contreras” de Pueblo Nuevo del Sur, Estado Mérida; en la celebración de la tercera promoción de bachilleres de nombre 1810-2010 el Bicentenario de nuestra gesta emancipadora.

Un nombre sumamente pertinente porque se cumplen doscientos años de nuestra bella República venezolana, que en su rica historia muestra un conjunto de hechos memorables como el día de hoy que permite la emancipación o liberación de cualquier atadura, que sencillamente se traduce en Libertad, el cual es un principio fundamental por el cual se han librado gran cantidad de batallas, es un valor de la convivencia ideal del ser humano y un elemento central de nuestro desarrollo personal, este regalo maravilloso que nos regalo un ser superior al que llamamos Dios.

En la escuela se aprende la importancia tan grande que tiene la Libertad para el pleno desarrollo de la vida de las personas. Durante este último año en que hemos compartido aulas, nosotros, los profesores, hemos procurado no sólo instruirlos en las diferentes materias, sino inculcar valores, además de tratar de promoverles la curiosidad intelectual, el rigor en los procedimientos, que serán muy útiles para su futuro. Recuerden que en la primaria y secundaria es en donde se establece definitivamente la formación de las personas, y donde se decide para siempre si uno va a ser un buen ciudadano, en consecuencia la escuela lo que aspira es educar mostrando una imagen ajustada del mundo, incluyendo la propia vida y la experiencia en el ámbito de la comunidad cívica. En efecto, los años pasados aprendieron y olvidaron multitud de materias las cuales no pueden desligarse de nuestro proceso de crecimiento personal, sino que forman una parte importante de él. De este modo, la adquisición de conocimientos, la asimilación de los valores académicos, la interacción con los compañeros y profesores en esta etapa de nuestra vida, constituyen sin duda un factor destacado de su maduración personal. En los hogares venezolanos, los padres están llamados a formarles a los hijos un corazón y un espíritu que tenga como pilar fundamental la Libertad y para eso deben servir de apoyo y ejemplo a seguir.

Al terminar el acto de hoy deberán escoger de manera libre que desean para su futuro, ser arquitecto, ingeniero, médico, educador, u otra ocupación o profesión que les guste, recuerden que en el camino a recorrer les ocurrirán cosas buenas y malas, experiencias interesantes, bellas, feas, alegres y tristes por mencionar algunas, lo más importante es que aprendan de cada situación porque eso logrará conducirlos a un futuro prometedor y lleno de bendiciones; en otras palabras nunca jamás se olviden de que somos humanos imperfectos y por ello debemos experimentar cosas nuevas de manera consciente para equivocarnos y aprender de nuestros errores y así lograr imitar la sabiduría de la naturaleza, otro aspecto que deben considerar también y no menos resaltante es la importancia de NO olvidar de dónde provienen y lo que hayan obtenido en un futuro no muy lejano realícenlo con cariño y dedicación, trácense metas que los hagan crecer como humanos cada día más.

Me gustaría terminar este discurso mirando al futuro. Se abre ante ustedes un panorama lleno de oportunidades, que constituye un verdadero reto personal. Quisiera animarlos a encarar los cambios que se avecinan con ilusión, pero también con realismo, porque el futuro nos exigirá trabajo, dedicación y entusiasmo. Las satisfacciones que les depare en su futuro pueden ser numerosas, pero considero que ninguna podrá igualarse a la íntima alegría de la superación personal. Termino ya agradeciendo su presencia en este acto académico y su atención. Muchas gracias.

Felicitaciones Tercera Promoción de Bachilleres de la Unidad Educativa Bolivariana “Genarina Dugarte Contreras” y les recuerdo que este no es el final, ni siquiera el principio del final, no es más que la conclusión de una etapa de nuestro gran comienzo. Que Dios nos bendiga a todos…

Atte. Joan Fernando Chipia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Páginas vistas en total